Mario Bencastro

***********

"Ondular 1". Acrílico sobre lienzo.
2002 © Mario Bencastro.


"Ondular 3". Acrílico sobre lienzo.
2002 © Mario Bencastro.

El pintor Mario Bencastro (Ahuachapán, El Salvador, 1949) fue cofundador del grupo de pintores "Magnet" de Nueva York en 1977. Sus pinturas han sido expuestas en siete exhibiciones individuales en El Salvador y Estados Unidos, y en más de cuarenta exposiciones colectivas en El Salvador, Nicaragua, México, Puerto Rico, Venezuela, Estados Unidos y Europa, como: "Spanish American Painters and Sculptors", Brooklyn Museum, 1974, The Metropolitan Museum of Art, Nueva York, 1976; "Contemporary Printmakers of the Americas", OAS Museum, Washington, DC, 1976; "International Artists", Nueva York, 1977; "Primera Bienal del grabado de América", Venezuela, 1977; "Magnet Geometry", Cayman Gallery, Nueva York, 1977; "II Salón Internacional Xerox", Managua, 1977; "Primera Bienal Iberoamericana de Pintura", Museo Alvar Carrillo Gil, México, 1978; "1a Biennale Italo Latino Americana di Tecniche Grafiche", Roma, 1978; "Resurgimiento", Museo del Barrio, Nueva York, 1978. Premios: "Concurso Nacional de Pintura y Dibujo", Segundo Premio, San Salvador, 1963; "Benedictine Art Awards", Mención de Honor, Nueva York, 1975.

Después del Golpe de Estado militar de julio de 1979 en El Salvador (inicios de la guerra civil salvadoreña), Mario Bencastro empezó a incursionar en la literatura. Diez años después terminó su primera novela, Disparo en la catedral, la cual fue premiada como "Finalista" entre 204 obras en el "Premio Literario Internacional Novedades-Diana", México, 1989, y fue inicialmente publicada por Editorial Diana de México en 1990.


"Ondular 2". Acrílico sobre lienzo.
2002 © Mario Bencastro.


"Ondular 4". Acrílico sobre lienzo.
2002 © Mario Bencastro.

"Mario Bencastro: La pirámide y otras composiciones lineales", por Jacqueline Barnitz.

Introducción del catálogo para la exposición de pinturas de Mario Bencastro en la Galería Kromex Ltd, Centro Rockefeller, Nueva York, Mayo 1-19, 1979.

Mario Bencastro, cuyo ciclo "Monogramas" fue recientemente expuesto en Nueva York y en San Salvador (1978), nos presenta ahora otro: "La pirámide y otras composiciones lineales". Aunque estos dos ciclos están íntimamente relacionados, en "composiciones lineales", Bencastro ha pasado, casi imperceptiblemente, a un nuevo mundo de ideas que trascienden la geometría pura. Uno puede conversar sobre ideas con Bencastro porque él es también escritor, y cuando se habla de su pintura se debe comprender que ésta es sólo una faceta de su producción creativa.

Sus pinturas al acrílico, dibujos, acuarelas y relieves aún son inequívocamente de naturaleza geométrica, pero sus temas y algunos materiales que él usa, revelan un contenido más allá de la esencia pura y formal. Este contenido no es por supuesto ni narrativo ni ideológico. No es más palpablemente físico en su significado que lo fuera para Mondrián, o para los artistas prehispánicos o islámicos. Es, como se sabe, una lengua de símbolos -- y en el caso de Bencastro, símbolos muy personales porque no son teosóficos como lo fueron para Mondrián, ni expresiones de ideas específicas; pero, sin embargo, expresan la creencia de Bencastro en un orden cósmico. Las rigurosas, simétricas y balanceadas formaciones de líneas quebradas y dobladas de su trabajo reciente le sugirieron a Bencastro los ápices de las pirámides escalonadas de los mayas como vistas por encima; pero él tampoco se propuso tomar esto como tema para su pintura. Se le presentó en la memoria en el modo en que la arquitectura ancestral ha hecho incursiones en la conciencia de otros artistas geométricos en tiempos recientes. Bencastro se sitúa entre el grupo de artistas contemporáneos que encontraron la geometría en su esencia como un concepto estéril y proponen retornarle algún significado más allá del hecho visual. Los primeros pintores geométricos, constructivistas y neoplásticos, atribuyeron significado ideológico y místico a su trabajo; los puristas franceses y los concretistas suizos eliminaron tales contenidos; pero en años recientes, una renovada búsqueda de "significado" ha penetrado de nuevo en el mundo del arte geométrico como consecuencia del arte conceptual. Bencastro pertenece a esta generación.


"Lineal 1". Acrílico sobre lienzo.
2002 © Mario Bencastro.


"Lineal 2". Acrílico sobre lienzo.
2002 © Mario Bencastro.

Como artista autodidacta Bencastro ha pasado, en un tiempo relativamente corto, por las etapas que la pintura atravesó en el siglo veinte - paisajes impresionistas, cubismo, purismo francés de Herbin, la excursión de Vasarely en una geometría de ambigüedades - para arribar a una forma independiente y una categoría de reglas personales, mediante lo cual el observador puede apreciar composiciones lineales alternativamente convexas y cóncavas. No como mucho arte geométrico hecho mecánicamente, el de Bencastro no niega la mano del artista. Sus relieves hechos con tiras cortadas de cartón y pegadas sobre base de madera, pintadas con oro, plata y otros colores, sugieren la calidez de la artesanía. Aunque trabaja con la precisión de un dibujante, la escala relativamente pequeña de sus pinturas provee un sentido de intimidad que permite una total comunión con su obra. Para Bencastro, las ilusiones volumétricas creadas por las formaciones lineales representan una totalidad en sí, y el color es un elemento secundario cuya única función es enfatizar la forma.

Es difícil pensar en Bencastro como un formalista hermético al conocer su definición de la poesía como "sublime paralelo de la realidad", y especialmente después de apreciar su colección de dibujos en miniatura diseñados sobre el reverso de páginas de viejos calendarios, servilletas de papel, cuadernos de notas y papel para computadoras, hechos en lugares públicos cuando la necesidad lo saca del estudio. Estos dibujos representan apuntes a mano libre, hechos con marcadores de acuarela y bolígrafos -- a veces docenas sobre la misma idea -- de las cuales Bencastro selecciona las que habrá de convertir en pinturas, dibujos y relieves. Esta colección de joyas representa más que una versión abreviada de su amplia producción. Es también autobiográfica. "La pirámide y otras composiciones lineales", nació de esta manera poco convencional de pensar en voz alta.

-- Jacqueline Barnitz imparte la cátedra de Arte Moderno de América Latina en la Universidad de Texas (Austin). Es autora del libro "Twentieth-Century Art of Latin America", Editorial de la Universidad de Texas, 2001.

-- Fotos de pinturas por Xiomara Castro, ganadora del "Premio Internacional de Fotografía Juan Rulfo", Paris, Francia, 1999.


"Lineal 3". Acrílico sobre lienzo.
2002 © Mario Bencastro.