Mario Bencastro

***********
La mansión del olvido:
Siglos de historia salvadoreña en la nueva novela de Mario Bencastro.

Lydia Gil. El Pregonero / EFE. Mayo 18, 2015. Washington DC, EEUU.

"La mansión del olvido", la nueva novela del escritor salvadoreño Mario Bencastro, presenta un recorrido histórico-ficticio desde la era precolombina hasta inicios del siglo XXI en un país latinoamericano inspirado en su país natal.

La trama se desarrolla en Ausolia, localidad ficticia en la zona cafetalera de El Salvador, donde se enfrentan los valores y costumbres de las familias de la aristocracia cafetalera y las familias humildes de la periferia.

A lo largo de generaciones, se desarrollan complicados lazos consanguíneos entre ambas clases, que surgen a partir del desarrollo de la oligarquía y las relaciones feudales que la sostienen. La novela se inicia con el retorno de Armando a Ausolia tras dos décadas de ausencia para reconstruir su identidad a través de fragmentos del pasado.

A su regreso, la ciudad le resulta irreconocible, con las casonas que antes dominaban el centro ahora en ruinas y la mayor parte de sus familiares en el cementerio.

Por las calles solo se ven ancianos y niños, ya que la guerra civil ocasionó un éxodo irreparable, y los que regresan solo lo hacen para llevarse a sus familiares.

Armando se encuentra inesperadamente con su tía Sara, quien ofrece acompañarlo al cementerio donde yacen sus padres.

Durante el recorrido entre tumbas, tanto humildes como fastuosas, se le revelan secretos familiares que parten de terribles abusos de poder perpetrados por el feudalismo colonial de la zona.

Según Bencastro, la historia no fue inspirada por eventos específicos a El Salvador. "La base histórica es salvadoreña, pero la novela está escrita de manera que podría aplicarse a cualquier país hispanoamericano", dijo a Efe.

Aunque hay referencias a eventos específicos como levantamientos campesinos, militarismo, guerra civil y éxodo, la novela carece de un marco cronológico fijo, haciendo así eco del mecanismo de la memoria que no sigue un orden lineal.

"Se busca narrar una historia desde una perspectiva ficticia, ignorando fechas, personajes y lugares reales, para romper el tiempo y el espacio, y que el tiempo de la novela no solo sea ficticio pero también atemporal", explicó el autor.

La ausencia de estas señas cronológicas también le da a la novela un cierto sentido circular, recalcando que, a pesar del paso del tiempo, las actitudes tardan mucho en cambiar.

Entre las historias de las familias acaudaladas de Ausolia se encuentra la de Caledonio, joven no muy apuesto que pretendía "optimizar el linaje de sus compatriotas" ofreciendo embarazar a las jóvenes mestizas del pueblo a cambio de una herencia para su progenie.

Su estrategia para "mejorar la raza" fue acogida con gran entusiasmo entre madres e hijas, quienes veían en la prometida herencia la única salida a un porvenir mejor.

Las aspirantes debían someterse a varias pruebas médicas, higiénicas y morales para cualificar, mientras que Caledonio dejaba un registro preciso de las mismas, de sus encuentros y eventualmente de sus herederos.

Armando descubre en la educación una salida alternativa del vasallaje imperante en Ausolia, ya que no solo le proporcionaría los medios para continuar sus estudios en el extranjero sino también el acceso a ideas que solidificarían su misión en la vida.

Bencastro incorpora a la compleja trama historias mayas que de cierto modo hacen eco de los retos de sus personajes.

También se intercalan ejemplos de hechos significativos como un no nombrado arzobispo ultimado a balazos, caso similar al del arzobispo de San Salvador, Óscar Arnulfo Romero, asesinado por un francotirador.

Aunque el personaje de Armando le brinda a la novela un cierto sentido de esperanza por el futuro de la nación, es evidente que el éxodo al extranjero ha dejado una fuerte huella en el país.

El personaje es símbolo de una generación que intenta reconstruir su identidad transformando los fragmentos del pasado mediante una conciencia de cambio y compromiso social.

"La mansión del olvido" relata siglos de historia nacional salvadoreña sacando a relucir elementos difíciles de su pasado que todavía presentan grandes retos para el presente.